Saltar al contenido

LOS 1O MEJORES TIPS PARA DEJAR DE SER UN VAGO

Tiempo aproximado de lectura: 14 minutos.

Si prefieres escuchar a leer, dirígete al final del artículo, antes del espacio para la suscripción.

En otros artículos hemos analizado la homeostasis, esa fuerza que nos impide realizar las actividades más productivas.

Estamos seguros de que tú quieres dejar de ser un vago y que más de una vez lo has intentado, pero no eres capaz de mantenerte firme en tus nuevos propósitos y hábitos.

Debido a que sabemos lo difícil que es, hemos decidido simplificar las cosas con 10 tips sencillos que conseguirán que por fin dejes de ser un vago y te conviertas en la mejor versión de ti mismo.

¡CUIDADO!

¡Si llegas hasta el final, estás obligado a dejar de hacer el vago y cumplir tus sueños!

¿Te atreves? Empecemos.

1.    CONÓCETE A TI MISMO

Debes saber qué actitudes te llevan hacia la procrastinación y en consecuencia te alejan de tus objetivos.

Así, si deseas hacer ejercicio, sabes que debes alejarte de las actividades que hacen que ‘te dé pereza’ entrenar, como sentarte a ver la televisión o quedar con los amigos.

Para detectar esas actitudes es para lo que es necesario conocerse y ser sincero con uno mismo, pues es inevitable hacer algunas de ellas de manera inconsciente.

Por ejemplo, nosotros gastábamos mucho tiempo en series y películas sin darnos cuenta. Hasta que lo descubrimos y pusimos fin al problema.

Has de ser real a ti mismo porque, si no conoces en qué fallas exactamente, ¿cómo vas a saber dónde tienes que mejorar?

Como el autoconocimiento es una tarea difícil, el tip es: analiza lo que estás haciendo y pregúntate si es lo mejor que podrías hacer para llegar donde quieres llegar.

2.    ANALIZA LOS PROBLEMAS. QUÉ ES LA HOMEOSTASIS.

Una vez que reconozcas qué esas actitudes son tus enemigos, es el momento de conocer por qué aparecen y cómo actúan.

Todo se basa en el concepto de la homeostasis. Por la palabra, parece que consiste en el mantenimiento del equilibrio, pero no es solo eso.

Nuestros antepasados vivían en un ambiente de escasez energética, es decir, no tenían acceso al alimento cada vez que lo deseaban, como podemos hacer los occidentales hoy en día.

Debido a esa escasez, surgió la necesidad de ahorrar energía, lo que significaba descansar al máximo y recompensar con dopamina (sentirse bien) el consumo de alimentos ricos en energía, como las grasas o los azúcares.

Este mecanismo era útil en esa época, pero no lo es en la actualidad, pues nos lleva, directamente, a la vida sedentaria y la obesidad.

Es decir, que la homeostasis es la enemiga acérrima del éxito. La culpable de que no cumplas tus objetivos.

Pero, ¡no todo son malas noticias! Se puede trabajar con la homeostasis, y no solo hacer que deje de llevarte la contraria, sino que esté a tu favor.

Si te ha interesado esta parte, puedes encontrar el tema más extenso aquí.

De la misma manera, te recomendamos que eches un vistazo a este material.

Si no tienes tiempo para entender el proceso completo, nos dedicaremos el resto del artículo a establecer los tips que, si los cumples, tu homeostasis dejará de jugarte malas pasadas.

3.    NO TIENES TODO EL TIEMPO DEL MUNDO.

Muchas veces, cuando le comentamos a una persona cercana que queríamos hacer el vago un poco y que trabajaríamos después, ellos nos dicen que no nos preocupemos, que tenemos todo el tiempo del mundo para hacerlo.

Sin embargo, ¡eso no es cierto!

¿Todo el tiempo del mundo?

¿De verdad todo el tiempo del mundo son una media de 80 años en una historia de la humanidad que abarca unos cuatro millones?

Nuestra vida es un minúsculo espacio de tiempo en el conjunto total.

Así que no, no tienes todo el tiempo del mundo. Y el momento para actuar es hoy, no mañana.

Es más, pongamos un simple ejercicio mental. Pongamos que desperdicias dos horas todos los días.

En 1 año, habrás desperdiciado 730 horas. En 80 años, que es la media de vida, habrás tirado 58400 horas.

Eso pasado a términos más comprensibles son más de 6 años y medio.

Es decir, que habrás regalado casi 7 años en no hacer nada.

¿Te parece buen plan?

Imagina la cantidad de actividades emocionantes y oportunidades que te da el mundo en casi una década.

Del mismo modo, Steve Jobs, cuando vivía, se preguntaba cada noche si le hubiera gustado que ese hubiera sido el último de sus días. Cuando pasaban unos cuantos seguidos donde la respuesta era negativa, sabía que algo estaba yendo mal y cambiaba lo que fuera necesario.

Una pregunta que puedes hacerte para no olvidar esta cuestión es:

¿Podría estar haciendo algo mejor?

Si me muero, ¿habré aprovechado mi vida al máximo?

Si existiera un libro de mi vida, ¿me lo leería o sería otra persona dentro de la media a la que nadie interesa?

¡Ánimo! Tú eres el que elige qué respuesta ofrecerles a esas preguntas.

El tiempo se acaba

4.    EL PRIMER PASO ES EMPEZAR.

No existe una fórmula mágica o una píldora que te consiga lo que quieras sin esforzarte.

Tampoco existe ninguna que elimine la pereza.

Lo mágico está dentro de ti y solo tú puedes hacer el trabajo.

Supongo que, si estás preparando un examen, un gran proyecto o estás haciendo ejercicio, deseas con todas tus fuerzas ver el resultado final: sacar la mejor nota, conseguir una aprobación magnífica o un cuerpo atlético.

Sin embargo, ese tipo de proyectos llevan detrás esfuerzo y trabajo. Y, de nuevo, no.

No hay manera de ahorrarse todo ese trabajo.

Pero, ¡estás de suerte! ¿Sabes lo que sí existe?

Una receta para alcanzar el éxito en el ámbito que quieras:

  1. Empezar
  2. Hacer el trabajo.
  3. Repetir los pasos anteriores.

Sencillo, ¿verdad?

Sabemos que no.

Pero cumplir los siguientes pasos puede resultarte útil:

  1. Hacer una actividad más fácil.
  2. Empezar poco a poco.
  3. Potenciar el efecto del ganador.

Los iremos explicando en los siguientes puntos.

5.    CÉNTRATE EN HACER UNA ACTIVIDAD MÁS FÁCIL.

Muchas veces, empezar es lo más difícil. Así que, ¿por qué no lo simplificamos?

Es decir, imaginemos que quieres salir a correr por las mañanas, nada más despertarte.

Tener la fuerza de voluntad para llevar a cabo todo el proceso y terminar en la calle es complicado.

Excusas relacionadas con tu cansancio, el tiempo atmosférico o la ‘necesidad’ de dormir más se van a apoderar de tu mente. También dirás que entrenarás después o que mejor mañana.

No puedes permitir que estos pensamientos te controlen.

Por ello, ¿por qué no te centras en hacer algo más fácil que te lleve a terminar en la calle?

Por ejemplo, puedes irte a la cama la noche anterior con la mentalidad de que cuando te despiertes al día siguiente tienes que, obligatoriamente, vestirte con la ropa de deporte.

Únicamente centrarte en vestirte con la ropa de deporte.

Así, solo necesitas fuerza de voluntad para ponértela y, cuando la tengas puesta, pensarás: “bueno, entonces habrá que salir, ¿no?”.

chica corriendo

Pongamos otro ejemplo. El de los estudios. Dibujemos una situación en la que ponerse a estudiar resulta complicado.

Lo primero que tenemos que hacer es detectar cuáles son los errores que nos llevan a esa horrible procrastinación. Supongamos que, en este caso, son las quedadas con los amigos.

¿cómo podemos centrarnos en una actividad más fácil, para cumplir nuestro objetivo?

Proponemos dos ideas:

  1. Nada más llegues a casa del centro, coloca el material que necesitas en la puerta. Así, cuando vayas a salir, conseguirás engañarte lo suficiente como para decidir que es mejor quedarse en casa.
  2. Oblígate a estudiar SOLO una pequeña parte. Así, cuando termines de hacerlo, habrás cogido el ritmo y querrás terminarlo todo.

Hay que tener cuidado con cómo iniciamos cada proceso si queremos continuar con él, y la clave está en empezar con poco.

Todo esto es gracias a un efecto psicológico llamado Zeigarnik.

Lo que este establece es que una vez que empezamos a realizar una actividad es mucho más sencillo continuarla. Incluso que te va a apetecer.

Sabemos que empezar es de lo más difícil a la hora de alcanzar el éxito. Nosotros te hemos propuesto una solución. Actuar o desechar tu vida tu decisión.

6.    EMPIEZA CON POCO.

Sí, no puedes pretender llevar 5 años sin hacer ejercicio y el primer día que decides hacerlo, correr 10km.

Porque al día siguiente apenas podrás moverte y tus ganas para continuar los días próximos se desvanecerán.

No puedes estudiar cuatro temas por día cuando nunca te has estudiado un tema en un día.

No puedes empezar con un proyecto de 40.000 palabras si apenas has hecho nunca uno de 20.000.

Donde queremos llegar es que, si no consigues lo que te has propuesto para un único día, vas a sentirte mal contigo mismo y, por tanto, tu cerebro asociará esa actividad como algo a evitar.

Así que, la próxima vez te resultará aún más difícil que la primera.

No lo hagas.

La mejor opción es empezar con algo que sepas que vas a ser perfectamente capaz de hacerlo.

¿Te gustaría en un futuro mantener una sesión de trabajo intenso de cinco horas?

No pretendas hacerlo la primera vez. ¿Por qué no haces algo más fácil? Como, por ejemplo, 10 minutos.

¿Quién no es capaz de estar 10 minutos concentrado? Desde luego tú sí lo eres.

Así, proponiéndote cosas que estás 100% SEGURO de que vas a conseguir, potenciarás el efecto del ganador.

A continuación, explicamos en qué consiste.

7.    POTENCIA EL EFECTO DEL GANADOR.

Cuando tienes un objetivo y lo cumples, tu cuerpo te recompensa con pequeñas dosis de dopamina y testosterona.

La testosterona hace que quieras volver a hacer esa actividad, incluso algo más difícil, debido a la competitividad asociada a esta hormona.

La dopamina te hará sentir bien y por ello querrás volver a hacerla.

Juntas, van a ser tus mejores aliados para conseguir lo que desees.

Ellas crean una espiral creciente cada vez más positiva:

  1. Te propones algo y lo cumples.
  2. Tu cerebro se siente bien y por ello quiere repetir la actividad o hacerla más difícil.
  3. Te propones algo nuevo y lo cumples.
  4. Te sientes cada vez mejor contigo mismo.

Es por eso que tienes que empezar con cosas que estés seguro de que vas a cumplir, para desencadenar esa primera liberación de neurotransmisores.

En vez de ponerte a leer 100 páginas al día, empieza con 5.

En vez de hacer 200 flexiones al día, empieza con 5.

El poder de iniciar el vuelco de la primera ficha del efecto dominó es tuyo.

Sin embargo, no podía ser tan fácil. Es frecuente la siguiente pregunta: ¿seré capaz de mantenerme constante?

Es decir, sé que puedo hacer 5 flexiones, pero ¿me mantendré firme y haré 10 mañana?

Para esto, tienes que confiar en ti mismo más que en nadie.

8.    CONFÍA MÁS EN TI MISMO QUE EN NADIE.

Si tú no lo haces, ¿quién lo va a hacer?

La única persona que va a sufrir las consecuencias de sus actos eres tú.

La única persona que va a sentirse mal por no haber conseguido lo propuesto vas a ser tú.

El único que va a quedarse atrás, que va a vivir una vida monótona, que, cuando se esté muriendo, eche la vista atrás y se arrepienta por lo que no hizo, vas a ser tú.

En definitiva, la única persona que va a estar contigo toda la vida vas a ser tú.

Y tú tienes que ser quien más confíe en ti. Tú tienes que ser quien más capaz te vea de mantenerte firme cada día.

Y si tú no consigues convencerte de todo lo que vales y todo lo que eres capaz, entonces no recrimines a la sociedad la ‘presión’ que ejerce sobre ti, porque es lo que conlleva ser un vago.

Es lo que conlleva no confiar en uno mismo más que en nada.

Confiar en ti mismo es lo que te dará el poder para mantenerte constante.

9.    TODO LO QUE TE PASA ES CULPA TUYA.

Y recuerda que, absolutamente todo lo que te ocurre es culpa tuya.

Si triunfas, será gracias a todas las veces que has dejado de ser un vago. Por todas las veces que confiaste en ti mismo, por todas las veces que rompiste la homeostasis, por todas las veces que, en resumen, tomaste decisiones acertadas.

Si no triunfas será porque nunca has tomado la firme decisión de empezar lo que quieres hacer. Porque siempre has dejado que la pereza te venza. Porque has preferido la gratificación instantánea a la intensa, pero a largo plazo.

Entonces, a partir de ahora, que conoces qué es lo que te ha llevado a esa situación y que, además, sabes cómo salir de ella, será culpa tuya.

Será culpa tuya que te encuentres en tu lecho de muerte agobiado, esperándola sin consuelo, mientras los recuerdos que, en su mayoría, son prácticamente iguales, te machacan la consciencia diciéndote la cantidad de cosas y aventuras que podrías haber hecho y vivido si hubieras dejado de hacer el vago, si hubiera decidido vivir; en lugar de simplemente sobrevivir.

Y sí, te sentirás mal, pero habrá sido tu culpa y nada más que tu culpa encontrarte en esa mísera y despreciable situación.

Será triste que un humano haya sido concebido solo para ser otro esclavo más de la homeostasis. Un humano que se limita a ver la vida pasar. Alguien que cree que una buena manera de esperar la muerte es sentarse a ver netflix y navegar por internet mientras los azúcares de la comida basura que ingiere le están envenenando.

Alguien, desgraciadamente, no es capaz de apreciar la belleza natural de la vida.

¿Lo mejor? Es tu culpa.

Parece contradictorio, pero es lo mejor que te puede pasar. Pues, si es tu responsabilidad, eres tú quien decide qué hacer y qué no.

Puede que parezca difícil, puede que ya tengas ‘la vida hecha’, puede que digas que ya es demasiado tarde.

Sin embargo, no es verdad.

Si bien es cierto que no podemos reescribir el pasado, el futuro está en nuestras manos, así que siempre podemos escribir un nuevo final.

10. DEJA DE IMAGINAR Y EMPIEZA A ACTUAR.

Así que deja de imaginar todo lo que te gustaría hacer y comienza a hacerlo.

Y solo tú sabes qué es lo que tienes que hacer. Solo tú sabes qué es lo mejor para ti.

No importa lo que digan los demás.

Si quieres hacer algo, hazlo.

Si quieres hablar con un chico, hazlo.

También puedes mandar a la mierda a tu jefe porque el sueño de tu vida es montar una floristería, ¡hazlo! [Pero piensa si te va a dar de comer].

Si tu deseo es acabar con la pobreza en el mundo, diseña los pasos que tendrías que seguir para lograrlo y ¡empieza!

¿Quieres aprender a tocar el violín y tienes 45 años? Pues cómprate uno, apúntate a un conservatorio o academia y aprende a tocar el violín.

Tú eres tu único juez. Y el único capaz de dejar de imaginar y empezar a actuar.

11.¡BONUS! ¡VALORA TU TIEMPO!

Si has conseguido llegar hasta aquí, estamos orgullosos de ti. Y estaría genial recibir un e-mail tuyo contándonos qué quieres hacer con tu tiempo.

Un tiempo valioso. Un tiempo que no espera a nadie.

Y es que es verdad. El tiempo sigue corriendo independientemente de las circunstancias de la vida y eres tú quien decide qué quiere hacer con él.

Si le pusieras precio a cada una de tus horas, ¿cuál sería este valor?

Imaginemos que es de 20€. Y que tienes unas 8 horas al día en las que podrías hacer actividades productivas pero que no haces porque prefieres la gratificación instantánea de las improductivas.

Si pudieras convertir las productivas en dinero, estarías perdiendo 160€ al día, lo que significa unos 1120€ a la semana, 4.800 € al mes y unos 58.400€ al año.

¡Es una barbaridad!

Lo mejor es que realmente puedes convertir tu tiempo en dinero. Y decidir cuánto quieres que valga.

Puedes elegir en qué actividad provechosa quieres trabajar. Cuántas horas quieres hacerlo. Y cuánto quieres ganar cada hora.

Así, si produces 8 horas al día a 20€ durante un año, imagina la capacidad adquisitiva que tendrías.

Suena bien, ¿no?

Pues estás de suerte, pocos conocen la utilidad de esta información.

Actúa.

Si quieres recibir una guía sobre cómo alcanzar tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida, déjanos tu e-mail debajo de las estrellas para votar, y lo recibirás automáticamente. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!

¡¡PARA COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES, SOLO TIENES QUE PINCHAR EN LOS BOTONES ENCIMA DE LOS COMENTARIOS!!

TAMBIÉN PUEDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: TWITTER, INSTAGRAM FACEBOOK Y PINTEREST.

Si prefieres escuchar en lugar de leer: 

¡Vota qué te ha parecido y coméntanos cómo podemos mejorar!

LOS 1O MEJORES TIPS PARA DEJAR DE SER UN VAGO
4.6 (92%) 5 votes

 

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...

Leave a Reply

2 Comentarios on "LOS 1O MEJORES TIPS PARA DEJAR DE SER UN VAGO"

avatar
  Subscribe  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Avisarme
v
Guest

no culpa tuya sino aveces falto d informacion:
p-ej sin subida salarial ahora
no hay consumo por muy bueno que sea trabajador y tengas la mejor empresa
si no hay consumo no vendes
es bien cierto en buan medida
-
PP y C$ no quieren subir salarios sino que el mercado sea d ls grandes
que son ls que sobreviven cuando hay poco consumo

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...