Saltar al contenido

¿CÓMO EVOLUCIONARÁ EL MUNDO?

Tiempo aproximado de lectura: 11 minutos.

Si prefieres escuchar a leer, dirígete al final del artículo, antes del espacio para la suscripción.

el mundo en unos años

Lo primero que debemos preguntarnos es: ¿evolucionará?

Innegablemente, sí. Pero, ¿por qué?

El mundo está en movimiento, tanto el propio planeta como los seres vivos que lo habitan. El movimiento, la evolución, es una característica intrínseca de todo organismo vivo.

El cambio indica vitalidad, progreso. Por eso, si en tu vida no hay cambio ni evolución, ¿estás vivo?

Índice

Nosotros creemos que estás muerto en vida.

Sin embargo, no todas las personas son así. Existen las que no solo no paran de moverse, sino que también mueven al resto de la sociedad.

Gracias a esas personas, la sociedad está viva. Y lo está porque estos individuos la mueven.

Entonces, mientras estos líderes sociales sigan existiendo, la sociedad seguirá evolucionando.

Siempre lo ha hecho, aunque no de la misma manera que lo hace ahora.

Antiguamente, la evolución era muy lenta, a pequeños pasos que apenas dejan huella en nuestra memoria, excepto los que algún historiador se empeñó en conservar.

Entre estos, encontramos a nuestros antepasados prehistóricos y sus pinturas rupestres, la vida de grandes líderes y gobernantes como Gengis Khan o Jesucristo, científicos que cambiaron la manera de ver el mundo como Newton o artistas como Miguel Ángel.

Del resto de la población, casi no sabemos nada. Solo se dejaban guiar por los que sí dejaron una gran huella.

Y, ¿qué tienen en común todos esos líderes?

Rompieron la homeostasis.

Es decir, dejaron sus vidas normales, para dedicarse a la presión de liderar masas, de estar en el punto de mira, de cargar con una responsabilidad que poca gente es capaz de soportar.

Cada uno de estos líderes marcó una tendencia. Y pasaba mucho tiempo hasta que llegaba otra persona marcando algo diferente.

Sin embargo, en la actualidad, los cambios suceden muy deprisa.

Las personas se juntan y se separan en cuestión de días.

Un viaje al lugar más alejado del planeta puedes llevarte algo menos de  24 horas, puedes tomar decisiones sobre tu dinero y procesarlas casi al instante. Hasta puedes encerrarte en un mundo virtual y nunca salir de él.

Este tipo de avances son los que ha traído consigo lo que nos gusta llamar la era tecnológica.

La era tecnológica es el tiempo actual, a partir del 2000, aproximadamente, donde la tecnología invade, cada vez más y más fuerte, nuestra personalidad, vida y manera de reaccionar ante diferentes situaciones.

Así:

  • ¿Muchos accidentes por colisión? Creemos un programa para que el coche se detenga solo en estas situaciones.
  • ¿Baja precisión en cirugía? ¡Un robot lo hará como nunca!
  • ¿Problemas en la gasolinera? ¡Automaticemos el proceso!

La tecnología y los avances también nos han llevado a despegarnos de antiguas creencias y religiones. Han hecho que pasemos de que algo sea verdad si coincide con lo socialmente establecido a que nada sea verdad ni mentira y todo dependa del punto de vista desde el que se mire.

Parece que todo esto es perfecto, pero, ¿y si no lo fuera?

Ya hay proyectos para Londres de colocar robots que ofrecen felaciones mientras tomas un café.

Ya es posible ver a niños enganchados a sus juegos virtuales. O, mejor dicho, ya es posible no verlos jugando en la calle.

Ya es posible ver a cada vez más personas perdidas en su vida, que saben que les falta algo, que no se sienten completos, pero que no cesan de subir contenido a las redes sociales diciendo lo felices que están.

Estas modernidades están modificando la sociedad.

Es más, la están fragmentando.

Las redes sociales y los medios de comunicación son el mejor lugar para que cualquiera pueda expresar lo que piensa, para que cualquiera pueda mover una masa de gente.

Ante esta situación se pueden diferenciar dos grandes polos:

  1. “Liberales”. Aquellos que piensan que si no te esfuerzas no vas a conseguir nada en tu vida. No solo eso, sino que no lo mereces. Que piensan que primero van ellos y sus cercanos y después los demás. Esos que son tachados de egoístas, crueles, malas personas y merecedores de la cárcel por los pacifistas de a continuación.
  2. "Izquierdistas". Aquellos que piensan que no hace falta esforzarte, que el estado debe darte ayudas y tenerte respeto por el simple hecho de que eres persona. Que todos somos iguales y que los ricos tienen la culpa de que estemos así. Esos que son tachados de perroflautas, vagos e indisciplinados por los liberales de arriba.

No hay ningún problema en que las personas tengan ideologías diferentes, lo hay cuando empiezan a extremizarse. Y es algo que estamos viendo.

El presidente de Austria es de ‘extrema derecha’ y las manifestaciones en su país no han cesado desde que alcanzó el puesto.

Casos similares se están dando en otros países.

Y cuando la sociedad se polariza a altos extremos, ¿sabes que ocurre?

Una guerra civil.

A esto le unimos la tensión cada vez más palpable entre las grandes potencias del planeta, lo que podría desembocar en una guerra mundial.

Este tipo de tensiones son entre gobernadores liberales y gobernadores de izquierdas, que a su vez tienen seguidores y haters dentro de su propio país.

Donde queremos llegar, es que lo más probable es que ocurra, en no más de 10 años y ojalá me equivoque, una guerra a nivel mundial, pero de carácter civil, donde no sean concretamente los estados los que se enfrenten, sino donde el planeta se dividirá en dos y será una lucha de esta manera.

¿Por qué creemos que una guerra vendrá pronto?

  1. Una guerra tiene lugar cuando ocurre esa polarización.
  2. Es el período de la historia del mundo contemporáneo occidental que más tiempo ha estado sin una guerra. Es decir, algo inusual.

Nosotros creemos que, si se diera esta situación, serían las personas que rompieron la homeostasis, los liberales, los que saben que el mundo real no te regala nada y los que reconocen que la selección social, a pesar de ser cruel, es sustancial para mantener el equilibrio. Esas personas, serían las que ganarían esa guerra.

Y lo creemos porque el otro bando solo criticaría al primero diciéndoles inhumanos, pero siendo lo suficientemente vagos como para dejarse morir mientras esperan ayudas y subvenciones. Porque eso es más fácil que luchar por ganarse algo.

Aunque mucho más triste.

El caso es que el ganador siempre se queda con la mejor parte. En este caso, con todos los recursos, dinero, farmacias y, en general, la mayoría de las empresas.

El resultado social resultaría en unas diferencias económicas abismales, donde muy pocos tendrían muchísimo y muchísimos tendrían muy poco.

El estado caerá

Además, se prevé que para 2030 el 50% de los trabajos habrán desaparecido consecuencia de la robotización.

Si se pierde esa cantidad de trabajo de golpe, la gente no tendría suficiente dinero para subsistir. Sin ese dinero no podrían consumir y sin consumir pronto las arcas del estado se vaciarían.

Si el estado se queda sin dinero, no podrá pagar a los funcionarios, y al irse estos por no querer trabajar gratis, llegaríamos a una sociedad sin estado, sin seguridad social, pensiones, educación y sanidad.

En esta situación, las empresas pondrían todos estos servicios para sus trabajadores.

Trabajadores que no podrían abandonar la empresa debido a que perderían todos esos privilegios ganados.

Esto nos llevaría a una sociedad con unos ricos que lo controlan todo, y unos trabajadores esclavizados que tendrían muy complicado el salir de la situación en la que se encuentran.

Caso práctico:

Familia que trabaja en la compañía Peich (por ejemplo) recibe un sueldo y además cotiza para una seguridad social, una educación para sus hijos y otra clase de servicios.

Si se cambian de empresa, perderían todas sus bonificaciones, así que la gente tendería a no hacerlo, por lo que estarían obligados y esclavizados a permanecer en el mismo lugar ellos, sus hijos, sus nietos…, sin poder salir de ahí.

Además, ¿por qué iban a salir si la empresa los provee de lo necesario?

A esto podemos sumarle un factor que asusta solo de pensarlo: los avances genéticos.

Hasta hace 20 años, apenas conocíamos el mapa del genoma humano. Hoy en día, en algunos países como EEUU, los padres pueden eliminar enfermedades genéticas modificando el ADN.

El siguiente paso es la posibilidad de introducir genes en los embriones, antes de implantarlos en el útero, para quitar o introducir características.

De hecho, algo que se está desarrollando es la introducción de un gen a un embrión macho para que desarrolle un útero durante su crecimiento y sea capaz de quedarse embarazado.

Otro de los grandes proyectos que están en marcha en el “Lazarus”, cuyo objetivo es eliminar el envejecimiento humano. Es decir, lograr la inmortalidad. Y ya han conseguido que diferentes especies de gusanos multipliquen su esperanza de vida X14. Si se consigue aplicar eso en humanos, nuestra esperanza de vida sería de 1120 años.

De esta manera, si se pueden introducir genes para incluir características físicas, ¿por qué no se van a poder introducir características psicológicas y de personalidad?

Es decir, ¿por qué no introducirle un gen a tu hijo que le haga superior intelectualmente al resto de sus compañeros?

El problema estaría en quién podría permitirse este lujo.

La respuesta: los grandes y ricos dueños de las empresas. Los que controlan a grandes grupos de personas. Los netócratas.

Lo que de verdad resulta maquiavélico es, que los empleados de esas empresas, casi serían propiedad del dueño, por lo que resultaría fácil convencerles de introducir un gen nuevo a sus hijos. Pero esta vez, el gen de la obediencia. O de la sumisión. O, por qué no, de ambas.

Y a lo largo de la historia hemos visto cómo la clase alta siempre se ha considerado superior a las clases bajas. Porque creían que eran bendecidos por los dioses y demás.

Sin embargo, la gente de la clase baja con suficiente trabajo y un poco ayuda de unos genes más adaptados tenían la posibilidad de convertirse en una nueva élite.

Pero si llegamos a una época en la que los grandes líderes son genéticamente superiores, y los de clase baja están bloqueados a nivel genético, entonces estaremos de facto en una clase de superiores e inferiores.

Una diferencia real entre humanos. Y muy difícil de acortar.

Puede que esta teoría, este pensamiento, parezca muy conspiranoico pero, ¿por qué no puede darse así?

Solo habría que entretener a la población, mientras que otros invierten su tiempo en seguir progresando.

Lo que hicieron los romanos con su conocido panem et circenses. Pan y circo.

Mientras sus ciudadanos tuviesen comida y entretenimiento los gobernantes eran capaces de andar a sus anchas por el mundo sin preocuparse por la opinión de un populacho que les apoyaba en todo.

Así que sí. Entretener a la población.

Dejarles videojuegos, televisión, redes sociales, fútbol, preocupaciones banales, apartarlos de la realidad de su mundo, evitar que desarrollen su pensamiento más allá de lo que aprenden en colegios y universidades y hacerles creer que son libres y pueden hacer lo que quieran.

Mientras tanto, solo unos pocos caerán en la cuenta de que todo ese modelo de sociedad que les han hecho creer, es falso, aunque está muy bien construido.

Y los que caigan en este punto, serán capaces de evitar las distracciones del mundo, trabajar en construir la vida que desean y escalar socialmente.

Por ejemplo, a Steve Jobs, el fundador de Apple, cuando sacó su iPad, le preguntaron si le gustaban a sus hijos. Él respondió que en su casa no había iPad’s.

¿Por qué? Él mismo sabía que se trataba de un producto que te impedía prosperar, pero que encajaba a la perfección y sería una gran distracción para el mundo en el que vivimos.

Y lo consiguió. El iPad fue un éxito. Para él y su familia. No para la progresión consciente y voluntaria de la sociedad.

Entonces, ¿qué características decidirán quién ascenderá a la cumbre y quién se quedará dominado?

La diferencia estará en quién rompió la homeostasis ahora que podía y quién no.

Es decir, estará entre quien se dé cuenta de por qué nos cuesta tanto actuar, se analice a sí mismo, elimine las distracciones, encuentre su propósito en su vida y ascienda por la escalera social.

Y están los que nunca se darán cuenta de que estamos siendo manipulados, de que tal vez a ciertas personas les interese que el mundo continúe polarizándose para llegar a la circunstancia comentada, de que tienes las ideas que tienes porque te han obligado a que las creas.

Están los que creen que el mundo es un lugar armonioso, que puede estabilizarse, que los humanos podemos no matarnos entre nosotros, que no somos egoístas, que la selección natural y social no existe y no sirve para nada, que todos somos iguales, que merecemos respeto por el simple hecho de ser personas…

Todas esas características son de persona que cree que la cultura vencerá a lo que está en nuestros genes (muerte, egoísmo, desigualdad), que conseguiremos llegar a una cultura armónica y a controlar nuestros impulsos genéticos.

Estas personas no se esforzarán por llevar a cabo la crueldad que los otros ejercerán sobre ellos, sino que esperarán a que cambien (algo que no ocurrirá). Es decir, no romperán la homeostasis, porque no conocerán de qué se trata.

Si bien es cierto que el futuro del mundo que pintamos no causa otra cosa sino miedo o incluso asco por la sodomización de una parte de la humanidad a la otra, creo que todos coincidimos en que sería mejor pertenecer a la especie alta que a la baja.

De todos modos, si tan cruel te parece el lugar hacia el que nos dirigimos, si quieres cambiar algo, también tendrás que pertenecer a la cumbre y conseguir que este tipo de cosas no ocurran –y que no te maten por el camino-.

En cualquier caso, la mejor opción para todas las ideologías es romper la homeostasis, luchar por lo que quieres hacer y no esperar a que te lo den hecho, actuar de alguna manera.

Y el momento de hacerlo es ahora. Cuando todos tenemos las mismas características genéticas.

Si esas diferencias se llevan a cabo, el ascenso de los pobres será imposible. A penas podrán revelarse o montar huelgas.

Así que, ¿tú qué prefieres?

¿Actuar o vaguear?

Si quieres recibir una guía sobre cómo alcanzar tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida, déjanos tu e-mail debajo de las estrellas para votar, y lo recibirás automáticamente. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!

¡¡PARA COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES, SOLO TIENES QUE PINCHAR EN LOS BOTONES ENCIMA DE LOS COMENTARIOS!!

TAMBIÉN PUEDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: TWITTER, INSTAGRAM FACEBOOK Y PINTEREST.

Si prefieres escuchar en lugar de leer: 

¡Vota qué te ha parecido y coméntanos cómo podemos mejorar!

¿CÓMO EVOLUCIONARÁ EL MUNDO?
5 (100%) 2 votes

 

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...

Leave a Reply

2 Comentarios on "¿CÓMO EVOLUCIONARÁ EL MUNDO?"

avatar
  Subscribe  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Avisarme
juan
Guest
hola , estoy dde acuerdo en que dentro de no muchos años se produciran catastrofes , ya sean guerra, sequia extrema... o incluso todo a la vez. sin embargo no entiendo este articulo completamente. vosotros os referis a una guerra a nivel mundial pero de caracter civil, eso quiere decir una guerra entre paises en la que participe la gente de a pie (no se como ya que lo maximo que suele tener la gente en su casa de armas es un cuchillo jamonero ) o guerras internas en "todos los paises" ? luego ,cuando os referís al bando ganador… Leer más

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...