Saltar al contenido

AMIGOS Y ENEMIGOS. DIFÍCIL SELECCIÓN

Tiempo aproximado de lectura: 6 minutos.

Si prefieres escuchar a leer, dirígete al final del artículo, antes del espacio para la suscripción.

“Saber valerse de los enemigos. Hay que saber coger todas las cosas no por el filo, para que hieran, sino por la empuñadura, para que defiendan; especialmente la emulación. Al hombre sabio le son más útiles sus enemigos que al necio sus amigos” Baltasar Gracián.

¿Cuántos amigos tienes?

Tú: "Cientos. Tengo muchos amigos en mis redes sociales"

Bien, déjame preguntarlo de nuevo.

¿Cuántos amigos tienes?

Tú: "Unas cuantas personas que veo con regularidad..."

Bien, déjame preguntártelo de nuevo

¿Cuántos amigos tienes?

Y la respuesta que quiero es una sincera. No un sueño que tengas.

Cuántas personas son capaces de decirte las cosas con honestidad, sin preocuparse porque te hiera, pensando en un futuro a largo plazo.

¿Cuántas personas han estado a tu lado en los momentos difíciles?

Puede que no puedas nombrar una persona siquiera.

Si la hay, enhorabuena. Hoy en día resulta una proeza tener un amigo a ese nivel.

¿El resto de 'amigos' que tienes por qué lo son?

Hablaremos de cómo tratar a esos compañeros que no se merecen ser nombrados como amigos.

Y cómo tratar a tus enemigos.

Ten cuidado de tus compañeros

Tener un amigo es tener algo especial.

Sin embargo, normalmente no lo son tanto, pues no son honestos contigo y no piensan por tu bien, sino por el suyo.

No son honestos y se mueven por las mentiras, porque la honestidad molesta. Decir la verdad, ya es de persona rara.

Así que tratamos de no ser raros escondiéndonos tras una máscara que solo deja ver nuestra naturaleza buena y nuestras habilidades sociales, pero no más.

Por eso, no debes fiarte plenamente de tus compañeros. No son lo que parecen, pues somos lo que escondemos.

Sin embargo, no caemos en ello, así que, cegados por el concepto de amistad, somos más vulnerables a la traición.

Caso del emperador Miguel III de Bizancio

Tenía enemigos...

Miguel ascenció al trono a la edad de 3 años y no tenía muchos amigos.

En la ciudad, había un muchacho de su edad llamado Basilio. Era muy bueno con los caballos, así que se ganó la admiración de Miguel.

Él lo ascendió a guarda del emperador y llegaron a ser íntimos.

Tanto, que Basilio consiguió convencer a Miguel de la necesidad de matar a su tío Bargas, que era la mano efectiva del imperio.

Tras su muerte, Miguel colocó a Basilio en el puesto del fallecido.

Una vez discutieron y Basilio decidió celebrar un banquete, para reconciliarse.

En él, Miguel bebió más de la cuenta y Basilio lo mató, suplantándolo como emperador en el año 867.

Primera impresión: no eran amigos de verdad, Basilio solo quería aprovecharse de Miguel.

Efectivamente, ¿y tus amigos? ¿por qué lo son? ¿qué los ofreces y de qué se quieren aprovechar?

Los provees de entretenimiento y ellos a ti también. O puede que algo más... como dinero, fama, prestigio...

Si no asciendes socialmente, es difícil que se genere una envidia aguda, así que mucha atención si lo haces.

Si no se han ganado tu respeto en el pasado, no confíes en ellos.

Trata bien a tus enemigos, y empezarás a subir de nivel...

Hacer tratos con el enemigo es más efectivo y más seguro.

Estarás atento a la traición y el enemigo se sentirá en deuda contigo, por lo que hará que vuestra relación sea fructífera, pues tratará de demostrarte lo que vale.

Lincoln, un genio de la historia, decía esto:

“Destruyo a mis enemigos cuando los hago mis amigos”- Abraham Lincoln

Caso de la dinastía Song

Tras la caida de la dinastía Han en China en el año 222 d.C., hubo varias guerras civiles en China.

Lo que ocurría era repetitivo:

Un emperador conseguía el poder. Mataba a sus generales para que no conspiraran contra él, pero seguía recibiendo amenazas por todas partes.

Cuando envejecía o su hijo heredaba el trono, otro general con un ejército fuerte, mataba al emperador y se hacía con el trono.

Luego mataba a sus generales y así durante siglos.

La mayoría de los asesinatos y traiciones que se producían venían de la mano de los amigos.

Pero todo cambió en el 959.

El general Zhao Kuangyin subió al poder y decidió cambiar las cosas.

Enemigos son mis amigos

Pensó: los generales me quieren matar. Tengo muchos enemigos. ¿Qué estrategia es la mejor? Quiero vivir y reinar en paz. Los haré un favor.

Les instó a pasarse a la nobleza y los proveyó de una vida de riquezas.

Todas las personas que intentaron matarle, fueron perdonadas. Incluso sus amigos.

Así se ganó el favor de sus enemigos, que tenían que demostrar constantemente que podía confiar en ellos.

Zhao Kuangyin actuó correctamente.

Y la época de matanzas en China llegó a su fin.

Un caso francés...

Talleyrand era el ministro de asuntos exteriores de Napoleón, y un "amigo cercano". Cuando vio que este estaba llevándolo todo demasiado lejos, que iba a llevar a Francia a la ruina, decidió cambiar de bando.

Quiso deponer a Napoleón. Pero, ¿cómo hacerlo?

Conspirar contra él le llevaría a la guillotina.

Así que no contó con un buen amigo para llevar a cabo su plan, sino con su enemigo más odiado, el jefe de la policía secreta.

Al empezar a trabajar juntos, Fouché no esperaba nada de Talleyrand en cuanto a lo que amistad se refiere, así que se esforzó para demostrar que estaba a la altura.

¿Amigos o enemigos?
Talleyrand

Esta alianza fue esencial para que Napoleón cayese.

Conclusión:

  • Los amigos no serán honestos con el objetivo de evadir argumentos. De esta manera, no les conocerás profundamente y si decides contratarles, acabarás descubriendo cualidades que habían mantenido ocultas. Ten cuidado de su envidia e ingratitud. Mira la relación de Miguel con Basilio o de Napoleón con Talleyrand.
  • Un enemigo ayudado, te lo agradecerá más que un amigo. Mira el caso de la dinastía Song.
  • Los enemigos no esperan nada de ti, por lo que se sorprenderán cuando seas generoso. De nuevo mira a Talleyrand y a la dinastía Song.

De esta manera, si deseas no trabajar solo, hazlo con:

  • Alguien que casi no conozcas.
  • Alguien a quien conozcas muy profundamente y con quien vayáis de frente (y no termines de fiarte nunca).
  • Un enemigo.

Jamás con:

  • Un "amigo".
  • Alguien a quien "conoces" pero no sabes cuáles son sus motivaciones.
  • Un envidioso.

En resumen:

No hay que fiarse nunca de los amigos, le traicionan a uno con mayor rapidez, porque sienten envidia con facilidad. También se convierten en unos mimados tiránicos. Pero si se contrata a un antiguo enemigo será más leal que un amigo, porque tiene más que demostrar. De hecho, hay mucho más que temer de los amigos que de los enemigos. Si no se tienen enemigos, hay que encontrar la forma de granjeárselos.- Robert Greene

Actúa.

Si quieres recibir una guía sobre cómo alcanzar tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida, déjanos tu e-mail debajo de las estrellas para votar, y lo recibirás automáticamente. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!

¡¡PARA COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES, SOLO TIENES QUE PINCHAR EN LOS BOTONES ENCIMA DE LOS COMENTARIOS!!

TAMBIÉN PUEDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: TWITTER, INSTAGRAM FACEBOOK Y PINTEREST.

Si prefieres escuchar en lugar de leer:

¡Vota qué te ha parecido y coméntanos cómo podemos mejorar!

AMIGOS Y ENEMIGOS. DIFÍCIL SELECCIÓN
4 (80%) 2 votes

 

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...

Bibliografía:

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

avatar
  Subscribe  
Avisarme

¡ENHORABUENA!

Si quieres recibir una guía sobre cómo conseguir tus objetivos y los dos primeros capítulos del libro El propósito de tu vida. Solo tienes que dejarnos tu nombre y e-mail. ¿Por qué no? ¡ES GRATIS!
Email address
First Name
Secure and Spam free...